LO QUE EL ALCOHOL SE LLEVÓ: Dentro de mí latía una obsesión… ¡Que deje de beber ya!